lunes, 21 de mayo de 2012

Do not jugde.

El poder, el poder, el poder. Es algo realmente, peligroso y estúpido a la vez. Cuando una persona piensa que lo tiene realmente todo y puede decirte cualquier cosa, hacerte cualquier cosa, total, nadie le dirá nada, tendrán razón ¿No? Por desgracia, esto es más que una realidad. La edad, el trabajo, la clase social, un título en la sociedad,un trabajo no te da derecho a decir cualquier cosa, a actuar como un juez en esta vida. Entonces ¿Quién decide quién tiene razón, quién actúa mal o bien?¿Qué es actuar mal o bien? Lo aprendemos, de algunas maneras u otras, con el tiempo. Pero lo que no se puede hacer, es usar la edad como término métrico de poder. He visto, a demasiada gente con suficiente edad para llamarse adultos pero poquísima edad mental como para actuar como tal. No soy nadie para decir o afirmar, pero me creo en mi derecho de poder afirmar que algunos abusan de su poder. Y algún día, se darán cuenta. Y no pienso culparles, igual cometeré los mismos errores. Pero no pienso olvidar. Que sirva de ejemplo... De cómo no ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario